sábado, 18 de mayo de 2013

BUÑUELOS DE CALABAZA Y MISTELA

Si algo tienen las redes sociales, es que estas te acercan a gente que quizás de otro modo no conocerías  En este mundo gastrobloguero las redes sociales tienen una gran importancia, ya que gracias a ellas, conoces nuevos productos o empresas que comercializan este o aquel ingrediente.

En esta ocasión y a través de twitter conocí a Calabazas Gourmet, una empresa que se dedica a la transformación y envasado de calabaza. Ayer mismo me enviaron un paquete con varias bolsas de calabaza cortada en trozos para que la probara. 

En casa nos encanta y podéis ver recetas de Calabaza en el blog, así que esta era una buenísima ocasión para elaborar otra mas. Espero que os guste. Desde aquí dar las gracias a Calabazas gourmet por el envío  la verdad que lo estamos disfrutando y esta riquiiiiiiisima.


Ingredientes:
450 gr. aprox. de calabaza troceada (1 bolsa de calabaza gourmet)
150 ml. de leche desnatada
2 huevos camperos
50 ml. de Mistela (vino dulce)
15 gr de levadura en polvo
1 cucharada de cardomomo en polvo
500 gr. aprox. de harina
100 gr. de azúcar moreno
Aceite de oliva virgen extra (para freir los buñuelos)

Azúcar blanca y canela en polvo (mezclado para espolvorear por encima de los buñuelos)


En un cazo coceremos la calabaza, en esta ocasión no le he añadido agua ya que el paquete al descongelar suelta el propio agua de la calabaza así que es el que utilizaremos. Cocerá aprox. en 20 min. pero observarla para que sea cuando ya este blandita.

En un bol ponemos el resto de ingredientes y añadiremos la calabaza cuando ya este blanda y escurrida del agua que ha soltado también en la cocción.

Con la ayuda de la batidora trituraremos la mezcla. Quedara una masa espesa.

Ponemos un cazo hondo con abundante aceite de oliva virgen extra a calentar (que no humee) cuando este a temperatura, iremos echando parte de la mezcla, para ello utilizo dos cucharas, cojo masa con una y con la otra me ayudo para deslizarla sobre el aceite. 
El buñuelo solo, emergerá a la superficie cuando sufle. Dejar que se doren. Si ellos solos no se dan la vuelta, lo hacéis con la ayuda de un tenedor. En el cazo tiene que haber suficiente aceite, para que los buñuelos flotes según se van haciendo.
Cuando están doraditos, los sacamos a un plato con papel absorbente para que pierdan el exceso de aceite. Después los pasamos a una fuente de servir y los espolvoreamos con la mezcla de azúcar y canela.


2 comentarios:

Silvia Tc dijo...

Hola, acabo de descubrir tus fogones y con tu permiso me quedo por aqui, que me gusta mucho tu blog, besos
Silvia

HELENA dijo...

Hola Silvia TC bienvenida a mi cocina, me alegra que e guste, espero verte pronto de vuelta.

Saludetes