jueves, 16 de octubre de 2014

GUINDILLAS EN VINAGRE


Si hay una cosa que me pirria, son las guindillas y si son picantes mucho mas, bueno lo confieso soy adicta al picante, me encanta probarlos todos, asi me ha pasado alguna vez, que madreeee mia, pero creo sinceramente que tengo un "aguante" especial al picante, así que no me tumba cualquiera..jajaja.
Ya esta terminando su temporada, pero aun tenemos un montón, en casa nos gusta mucho consumirlas frititas con aove y un poco de sal...mmm que ricas.
Un amigo de mis padres que tiene un huerto cien mil veces mas grande que el mio planta unas guindillas estupendas y como sabe de mi afición, el otro día me regalo un montón, así que en vista de que en unos días los platos de cuchara comenzaran hacer su aparición en casa, nada como preparar una guindillas en vinagre para acompañarlos. Los cocidos con guindillas es lo mejor no creéis?.

Embotar guindillas es muy muy fácil, con buena materia prima y luego tener la paciencia de esperar los meses reglamentarios para que se "cocinen" pues suficiente.

Ingredientes:
Guindillas frescas
Vinagre de vino blanco
Agua
Sal
Tarros para embotar.

Lavaremos muy bien las guindillas y las secaremos.
Llenamos un cuarto del bote (que esten bien limpios) de vinagre de vino blanco, añadimos una cucharadita de sal y rellenamos de agua hasta la mitad aprox. Cerramos y agitamos para que todo se mezcle muy bien.
Abrimos el bote y vamos colocando de la mejor manera posible las guindillas. Algunas tienen puntas mas dobladas asi que con cuidado de que no se rompan vamos llenando el bote hasta ver que ya no cabe ninguna mas.
Si hiciera falta algo mas de liquido lo rellenamos con agua, pero si habeis llenado de liquido hasta la mitad, no os hara falta. 
La proporción del vinagre y el agua es de 50 x 50.
Cerramos el bote y listo. Seguimos asi hasta terminar todas las guindillas.
Los guardais en un despensa o mueble que no le de el calor ni luz directa y esperáis aprox. 2 meses. Asi el vinagre ira actuando para que queden en su punto.



Con las que tienen una forma ya muy rara o algún trozo no esta bien lo que suelo hacer es trocearlas, (eliminando la parte que no vale) mezclarlas con alguna guindilla roja y unos trozos de cebolla, en este caso de cebolla morada de mi huerto. 
Rellenar el bote con la misma proporción de agua, vinagre y la cucharadita de sal. Igual que se hace con las enteras. 
Estas podéis utilizarlas igual que las otras para acompañar un cocido, de picote mezcladas con unas aceitunas y zanahorias...o como queráis. Hay un sinfin de posibilidades.


2 comentarios:

Gema E. Santiago dijo...

Cuanto tiempo se ha de esperar hasta que se puedan comer???

HELENA dijo...

Hola Gema,como digo en la receta un par de meses. Incluso algo menos.
Pero la merece la espera...mmm son riquisimas.

Saludetes