jueves, 25 de abril de 2019

ARROZ ROJO CON VERDURAS Y POLLO

Hoy os traigo una receta con arroz navarro "El Alcaravan", de producción ecológica y con el sello tanto de agricultura ecológica como el de certificación de la marca Reyno Gourmet.
En esta ocasión es una receta con su extraordinario arroz rojo que tantas y tan beneficiosas propiedades posee.
Posiblemente a algunos les sorprenda que en Navarra se encuentre tan magnifico producto, ya que estamos mas acostumbrados a oír que viene de otras zonas de España pero este siendo originario de China, se produce y cultiva en las Banderas Reales, al sur de la provincia Navarra. Un lugar que os animo también a que visitéis y no os perdáis la oportunidad de alojaros en las Cuevas Bardeneras.

Ahora si paso a la receta.


Ingredientes:

1 vaso grande de arroz rojo
1 pimiento verde
1 pimiento rojo dulce
1 pechuga de pollo
1 cebolla roja pequeña
1 zanahoria
Agua
Aceite de oliva virgen extra
Sal

En una cazuela baja ponemos un buen chorro de aceite.
Limpiamos y picamos finamente toda la verdura que pondremos a pochar.
Cuando vaya cogiendo color, añadiremos la pechuga de pollo que habremos picado también en trozos no muy grandes.
La incluirnos a las verduras y sofreímos todo el conjunto. Añadimos un poquito de sal.
Damos un par de vueltas hasta que veamos que el pollo se ha sellado y entonces añadiremos el arroz.
A mi me gusta también darle un par de vueltas para que se sofría un poco.
Incluiremos el agua.
Este arroz tiene la particularidad que necesitara un poco mas de agua que el blanco y un poco mas de tiempo de cocción.
Podéis empezar añadiendo 3 vasos de agua (la medida sera la del vaso que utilizarais antes para medir el grano de arroz).
Quizás os pida medio vasito mas una vez que comience a cocerse.
Dejarlo a fuego suave hasta que vaya haciéndose. Este grano no queda tan mantecoso como el blanco, ya que al ser integral y conservar su grano entero sin refinado, su textura es mas crujiente, pero no dura. Tendréis que pillarle el punto, pero una vez lo tengáis os encantara.

Dejáis despacito hasta que se haga y luego dejarlo reposar antes de servir 5 min.

Podéis ver que incluso el pollo se tiñe de su color rojo, asi que no hace falta que añadáis azafrán como al blanco para que coja color, en este caso dejarlo al natural sera lo mas acertado.

Buen provecho.

Si vais por la zona podréis pasar por el establecimiento "Dezerto Bardenas" de Consuelo Urmeneta  (a la que dedico esta receta ya que fue ella quien me lo dio a conocer no hace mucho) y adquirirlo asi como un montón de productos made in Navarra. 

miércoles, 13 de marzo de 2019

CHULETAS CON BECHAMEL DE TRUFA

Así a simple vista os puede recordar un poco a la receta de pechugas a la Villeroy, pero en esta ocasión la bechamel no tiene ni huevo ni queso, que es lo característico de la salsa Villeroy (o villaroy). 
En esta receta la bechamel se elabora con leche de oveja y mantequilla de trufa.


Ingredientes
6 chuletas de cerdo
Leche de oveja pasteurizada
40 gr. de mantequilla de trufa
40 gr. de harina
2 huevos
Harina
Pan rallado Panko
Setas siithake
Sal
Aceite de oliva virgen extra

En  una sartén pasamos vuelta y vuelta las chuletas, para sellarlas. Reservamos.
En un cazo ponemos 40 gr. de mantequilla de trufa. También me gusta añadir un poquito del aceite que ha quedado en la sartén al planchear las chuletas.
Dejamos que funda y añadimos la harina. Removemos un ratito constantemente para que la harina pierda su sabor y se unifique bien con la mantequilla.
Iremos añadiendo la leche (temperatura ambiente mejor) poco a poco hasta tener una consistencia de bechamel un poco mas espesa que para hacer croquetas.
Aproximadamente sera un vaso grande en esta ocasión. Añadiremos un poquito de sal.
Cuando veamos que la tenemos, cubriremos con ella cada una de las chuletas (por un lado) y dejaremos enfriar 20 min.
Pasado este tiempo, las pasamos por harina, huevo y pan rallado, en esta ocasión he usado Panko (es un pan rallado japones mas crujiente y no tan fino con el que utilizamos habitualmente) pero podéis usar el pan rallado de siempre.
Las freímos en aceite bien caliente por ambos lados hasta que veamos que cogen un tono dorado.
Una vez fritas todas las ponemos en una fuente.
Salteamos las setas cortadas en juliana y completamos así un plato delicioso.

Os animo a que probéis hacer la bechamel con leche de oveja de Ultzama, creo que le da un sabor y textura diferente que os gustara.
Si no os gusta la trufa, podéis elaborar la bechamel con mantequilla normal.


miércoles, 27 de febrero de 2019

ARROZ CON LECHE

Este postre creo que es mundialmente conocido y seguro que en cada casa se le da un toque especial, aunque la base sea igual para todas.



Ingredientes
250 gr. de arroz (redondo)
Litro y medio de leche aprox.
2 barritas de canela
Cascara de medio limón
250 gr. de azúcar blanca
Canela en polvo

En un cazo ponemos a hervir medio litro de leche (yo utilizo desnatada sin lactosa, que es la que consumo habitualmente, pero podéis usar la que tengáis normalmente en casa), con las barritas de canela y la cascara de medio limón.
Para sacar solo la parte amarilla del limón, sin la parte blanca que amarga en el sabor, utilizar un pelapatatas, así saldrán laminas finas que darán el toque cítrico sin amargar.
Cuando comience a hervir añadiremos el arroz y daremos vueltas de vez en cuando.
Conforme veáis que va engordando y cociéndose el arroz y añadiendo la leche. 
Para el cuarto kilo de arroz que hemos puesto, os admitirá litro y medio sin problemas.
Es importante dar vueltas casi constantemente para evitar que se pegue abajo.
Cuando veáis que el arroz esta casi cocido, añadir el arroz y seguir removiendo hasta que este completamente cocido.
En ese momento retirar las cascaras de limón y la canela y dejar reposar 5 minutos.
Veréis que el arroz ha terminado por absorber toda la leche quedando en su punto. Ahora con la ayuda de un cazo podéis pasarlo a vasitos de barro o cuencos individuales.
Espolvoreamos con canela en polvo y dejamos enfriar a temperatura ambiente. 

La canela es opcional, hay en zonas como en Asturias que se añade un poco de azúcar y se quema para formar una costra de caramelo. También queda riquísimo, a mi me encanta así.

Una vez frío, cubrir los vasitos y meter al frigo hasta la hora consumirlo.

Con estas cantidades a mi me salen 8 tarritos como los de la foto. 


miércoles, 13 de febrero de 2019

ROSQUILLAS DE LICOR DE MANDRAGORA

Hoy os presento una receta con un toque especial y ese se lo da el licor de Mandragora....dicen, cuentan, se rumorea, que la mandragora es una planta alucinogena y que las brujas de zugarramurdi hacian una pocion con ella para sus "vuelos".
Os puedo asegurar que el licor no tiene esos "poderes" esta riquisimo y a las rosquillas le queda de lujo, pero tambien podeis excluirlo y hacerlo sin ello.


Ingredientes:
Licor de Mandrágora (yo he utilizado el que veis en la foto de Ordoki)
600 gr. aprox de harina (puede ser un poquito mas)
1 sobre de levadura en polvo
3 huevos
200 gr. de harina
1/2 tacita de aceite de oliva virgen extra (yo utilice de variedad Arroniz - es suave de sabor-)
Almíbar casero (1 tacita de azúcar y media tacita de agua)

En un bol batimos los huevos con el azúcar, metiendo un poco de aire para que quede esponjoso. Incluimos el aceite. Mezclamos todo bien.
Añadimos un buen chorrito de licor (al gusto y opcional ya sabéis), volvemos a mezclar.
Añadimos 500 gr. de harina y la levadura y vamos removiendo poco a poco hasta ir incorporando todo y que la masa vaya quedando homogénea.
El resto de la harina la vamos incorporando segun veamos que necesitamos. Nos tiene que quedar una masa suelta y no pegajosa.
Terminamos amasando para ligar bien toda la masa.
Una vez la tengamos en su punto, la tapamos en el bol con un paño y dejamos a temperatura ambiente reposando una hora. En un lugar que sea fresco (evitar que este cerca de puntos de calor).
Pasado este tiempo haremos las rosquillas.
Tomaremos pequeñas porciones a las que le daremos forma de rosquillas y las iremos poniendo en una placa de horno cubierta con papel de horno (estas rosquillas no se fríen).
Precalentamos el horno a 185º y las horneamos durante 18 min. aprox. Esto depende un poco del horno.
Cuando las saquéis estarán un poquito blandas, pero según se van enfriando se enduren para quedar crujientes, por eso es importante no pasarse en el horneado.
Una vez estén frías o al menos templadas, las barnizamos con el almibar que hemos preparado calentando en una cazo el azúcar y el agua (según las proporciones que indique) y justa hasta que llegue casi a hervir.
Dejamos que se sequen y ya estarán listas para comer.