miércoles, 30 de agosto de 2017

BIZCOCHO DE HARINA DE MAIZ

La harina de maiz a mi particularmente me gusta mucho, la asocio a recetas antiguas de tradición, a los talos, a los tortos, a esos panes con migas apretadas y de color muy vivo.
Creo que para hacer bizcochos también es deliciosa y le da un toque muy diferente, el propio color de la harina junto con el de la yema de los huevos camperos que utilizo siempre le dan ese colorcito tan atractivo y atrayente.
Aquí os enseño una de las versiones, pero vosotros podéis hacerlo solo o con nueces y manzana como hice yo o con lo que mas os apetezca, experimentar en la cocina es algo muy gratificante.

Ah y recordar algo, no es con maicena, es harina de maíz de grano molido.


Ingredientes:
Harina de maíz
3 huevos
1 yogur de manzana (con trocitos)
Azucar
Aceite de oliva virgen extra (elegir la variedad que mas os guste)
1 sobre de levadura en polvo (15 gr)
Nueces (opcional)
Azúcar glass

Batimos los huevos. Añadimos el yogur y removemos el conjunto, para que todo quede bien unido.
incluimos 2 medidas del yogur de azúcar (no muy llenas), incluso podes añadir solo 1 y 1/2 en vez de 2 si os parece mucha cantidad.
Volvemos a remover e incluimos el aceite, yo he usado picual (es de las mas fuertes de sabor, pero en casa nos gusta mucho y luego en el conjunto del bizcocho queda riquisimo) pero vosotros podéis poner el que querais aunque os aconsejo un virgen extra.
Seguimos removiendo y añadimos la harina, serán 2 medidas y media del yogur y la levadura.
Mezclamos bien bien hasta que veamos que queda una crema ligera. Incluimos las nueces y reservamos.
Precalentamos el horno a 180 grados (calor arriba y abajo - sin aire). Engrasamos un molde y añadimos la masa.
Metemos al horno una vez caliente, durante 30 min. aprox. Dependerá un poco el tamaño del molde. Si lo hacéis así en grande y redondo como yo se hace en ese tiempo, pero si usáis uno mas algo y estrecho tener cuidado la zona del centro que puede tardar mas en hacerse.

Dejamos enfriar y espolvoreamos con azúcar glass. Listo para disfrutar.


jueves, 27 de julio de 2017

GALLETAS DE VAINILLA Y CACAO

Galletas, esa palabra que nos tele transporta a algo dulce, crujiente, en definitiva a un momento rico rico.
Esta receta es muy muy sencilla y apenas lleva tiempo de horno, así que aunque tengamos un día un poco caluroso, se hacen en un "ti ta" como se dice por aquí.
Tomar buena nota....y no dejéis de hacerlas.


Ingredientes:
1 huevo grande
100 ml de aceite de oliva virgen extra (variedad arbequina)
1 chorrito de vainilla liquida
100 gr. de azúcar glass
1 cucharada colmada de cacao en polvo (Pedro Mayo)
1/2 sobre de levadura royal
270 gr. de harina

En un bol ponemos el huevo, y lo mezclamos con el aceite y la vainilla liquida. He elegido esa variedad de aceite porque es de sabor suave.
Añadimos el azúcar glass (antes comprobar que no tenga grumos) seguimos removiendo con unas varillas, añadimos el cacao, la levadura y por ultimo la harina poco a poco.
Llegara un momento en que la masa ya se va compactando y es mas difícil mezclar con las varillas, así que o bien pasáis a mezclarlo con las manos o una paleta.
Cuando tengamos la masa ya bien formada (no se debe pegar en las manos) la reservamos en el bol

Precalentamos el horno con calor arriba y abajo a 180º. 
Forramos una bandeja de horno con papel especial para ello y vamos colocando bolitas un poco aplastadas de masa, dejando un poco de separación, ya que en el horno se harán mas grandes.

Podéis darles formas con un corta pastas, pero yo en esta ocasión lo he querido hacer mas "rustico" y las hice como os he indicado. Después con la ayuda de un tenedor y una vez en la bandeja las he aplastado un poco mas, quedando esas hendiduras que veis.

Metemos al horno 8 min (justos). Sacamos y con la ayuda de una espátula dejamos enfriar sobre una bandeja. Veréis en este momento que aun están algo blandas, esa es la textura perfecta, porque cuando enfríen terminaran de endurecerse un poco y quedan perfectas.

Espero que las disfrutéis.





lunes, 5 de junio de 2017

ALITAS DE POLLO PICANTES CARAMELIZADAS

Me encanta el pollo asado y si ademas lo aderezas un poquito dándole un toque picante mucho mas, creo que así ademas quedan tan deliciosas que no podrás dejar ni una en el plato...y ya veréis, en cuanto probéis la receta, repetís seguro.


Ingredientes:
1 kg de alitas de pollo (partidas)

Para el aderezo:
1 chorrito de aceite de oliva virgen extra
2 cucharadas abundantes de salsa picante harissa
1 cucharadita de mostaza de djon (con bolitas)
1 cucharada de miel

En un bol mezclamos bien todos los ingredientes del aderezo. La cantidad del picante es un poco al gusto de cada uno. Reservamos.

Disponemos las alitas de pollo sobre una bandeja de horno (a mi me gusta forrarla con papel de horno, porque así después es mas facil limpiarla y el pollo no se pega) con el lado de la piel hacia abajo.
Con la ayuda de un pincel vamos pintándolas todas por ese lado, cuando las tengamos ya bien cubiertas, les damos la vuelta con cuidado y pintamos el lado de la piel. 
Os he comentado en los ingredientes que las alitas fueran partidas, me refiero a que estén en 2 partes como veis en la foto. En muchas carnicerías ya las tienen asi preparadas y la parte de la punta no esta porque no tiene nada de carne.

Dejamos reposar las alitas con el aderezo durante 1 hora aprox. Yo suelo meterlas en el horno (apagado) para evitar contacto con nada pero sino también podéis dejarlo en el frigorífico bien tapadas.

Una vez pasado el tiempo de maceración, las metemos en el horno previamente calentado a 180º con calor arriba y abajo para que se vayan haciendo poco a poco.
Aprox. a los 40 min. les damos la vuelta y subimos a 190º, dejamos hacer unos 10 min. aprox. (controlar que no se doren en exceso ya que sino el aderezo tiende a quemarse) y volvemos a darles la vuelta 5 min mas.

Sacamos y servimos directamente en una bandeja.

El mejor indicativo que estan en su punto es cuando al tirar de la carne esta se despega fácilmente del hueso.


lunes, 29 de mayo de 2017

BANITSA DE MANZANA Y PASAS

Me encanta conocer recetas de otros países y después darles mi toque personal o mejor dicho hacer mi propia variación (con permiso de los recetarios tradicionales de cada país por supuesto) en este caso es mi propia versión de un postre búlgaro muy típico sobre todo en navidades (por lo que me han contado). 
Ellos suelen rellenarlo con sirene, un queso búlgaro parecido al feta o de calabaza.
Sin duda es un postre delicioso y una idea muy fácil de hacer con los ingredientes que te apetezca, estoy segura que el resultado es tan delicioso como el autentico. En mi caso ....os lo aseguro...sino probarlo y veréis.


Ingredientes
2 paquete de pasta filo (suelen venir 8 obleas)
5 manzanas
Pasas
Nueces
Miel
Azúcar
Canela molida

Lo primero de todo sera rallar las manzanas, Si no son de piel muy gruesa yo las rallo hasta con la piel (así aprovechamos todas la vitaminas de la fruta). Siempre bien lavadas y descorazonadas.
Reservamos
Estiramos las obleas de pasta filo (tener mucho cuidado porque se rompen fácilmente) y en un extremo a lo largo ponemos un buen montón de manzana rallada, unas pocas pasas y espolvoreamos con azúcar y canela.
Cerramos poco a poco enrollando toda la oblea. La colocamos en un molde. Suelo hacerlo de fuera hacia adentro formando un caracol, como veis en la foto.
Iremos rellenando todas las obleas con el mismo relleno y colocándolas en el molde.
Una vez tengamos todas, ponemos unas nueces peladas por encima (al gusto) y metemos en el horno a 180º durante 20 min. aprox. hasta que veamos que se doran.
Sacamos del molde y dejamos templar.
Añadimos unos chorritos de miel por encima, desmoldamos y ya esta lista para consumir.

Espero que os guste mi versión.