lunes, 19 de enero de 2015

GNOCCHIS DE PATATA (ÑOQUIS)

Los gnocchis de patata, es algo que me encanta, los empecé a probar en diferentes restaurantes italianos con diversas salsas y todos me parecían estupendos. Después comencé a comprarlos para hacerlos en casa, pero solo elaboraba la salsa, y cocía los "ñoquis", pero desde hace algún tiempo los hago yo misma en casa ya que no son muy dificiles de elaborar, llevan un ratito hacerlos pero es como si te pones hacer galletas o así, además si tienes peques en casa pueden ayudarte.

A continuación os enseño como los hago y como los conservo.


Ingredientes:
1/2 kg de patatas cocidas
1 yema de huevo (un poco batida)
1 cucharadita de sal
1/2 cucharadita de nuez moscada molida
150 gr. de harina tamizada

Lo primero sera cocer las patatas, para ello las lavaremos bien, las pinchamos un poco con un cuchillo y las ponemos en un cazo cubiertas de agua con un toque de sal. Dejamos que hierva y se cuezan durante 25 min aprox. Pinchar para ver que están tiernas. Si es así retiramos, escurrimos del agua y dejamos enfriar.
Una vez frías o al menos templadas, las pelamos con la ayuda de un cuchillo (veréis que sale la piel sola fácilmente). Las pasamos por un pasapures para dejarlas finitas y mezclamos con el resto de ingredientes, a excepción de la harina que la añadiremos posteriormente y poco a poco según vamos amasando. No os olvidéis de ir tamizandola.
Cuando ya tengamos toda la harina incorporada y hayamos formado un bola homogénea con la masa, pasamos a coger pequeñas porciones que iremos estirando a modo de churro. Siempre sobre una superficie un poco enharinada.
Cortamos trozos de 3 cm aprox y le damos forma.
La forma podemos hacerla de dos maneras. Esos trocitos que hemos cortado, los tomamos uno a uno con las manos y giramos, así nos quedaran como en la foto de abajo (algo ovalados).
Otra forma es, para que tengan esas marquitas hundidas, es apretar cada trozo dejándolo rodar encima de los dientes de un tenedor, así quedaran como en la foto inicial.


Una vez tengáis todos los gnocchis listos, podéis o bien cocinarlos o conservarlos, al menos os aguantaran un par de días en la nevera.
Si los vais a cocinar, solo hace falta que pongáis en un cazo agua a hervir con un poquito de sal. Vais cociéndolos por tandas, no todos a la vez para que se hagan todos perfectamente. Los metéis en el agua hirviendo y cuando suban a la superficie los sacáis con la ayuda de una espumadera. Esto no tardara mas de 2 min. Así que se hacen muy rápidos.
Después los escurrís, los ponéis en un bol con un poco de aceite de oliva virgen extra y ya hacéis la salsa que mas os guste para acompañarlos. Si la salsa la hacéis en ese mismo momento no hace falta que les pongáis el aceite.


.

Si queréis conservarlos para el día siguiente por ejemplo, solo tenéis que espolvorear un poco de harina en un recipiente de plástico, poner los ñoquis y cerrar el envase. Para evitar apilarlos, podéis hacer capas separadas por film transparente. Mete en la nevera y listo.
Al día siguiente podréis cocerlos como he explicado anteriormente sin problemas.


viernes, 16 de enero de 2015

RULOS CON PATE DE ALCACHOFAS EN DOS SABORES



Os confieso que me encantan los patés, pero no solo los típicos de cerdo, oca, pato, perdiz, marisco y demás, también los vegetales, son mi perdición, y acompañados de pan rico un autentico placer. Creo que son geniales para un aperitivo por la mañana, de picoteo en la comida, para una merienda, una cena informal, vamos que a mi me van bien a cualquier hora...

Y lo mejor es que podemos hacerlos nosotros mismos con sencillos y ricos productos como lo es en este caso la Alcachofa de Navarra en conserva. Hace unos días mis amigos de Conservas Anko  (de Navarra) me obsequiaron con un lote de sus productos, los cuales os recomiendo que probéis, tienen una gama ecológica y otra tradicional estupenda entre la que se encuentra la Alcachofa de Tudela, así que no pude resistirme ha elaborar este rico Paté que espero os animéis hacerlo.


Ingredientes:
8 alcachofas en conserva
125 gr. de mozarella fresca
1 diente de ajo
1 chorrito de aceite de oliva virgen extra 
4 anchoas en aceite
Una pizca de sal

Para los rulos:
Pan de molde con cereales

Primero haremos los rulos para que se enfríen antes de rellenarlos. Para ello quitaremos las cortezas a las rebanadas de pan de molde (no os puse cantidad porque depende de los que queráis hacer en función de los comensales).
Con la ayuda de un rodillo los estiráis bien para que queden finitos y los enrolláis en los moldes de rulo especial para ello. Apretamos bien para que queden unidos y los horneamos a 180º durante 6 min aprox. hasta que veáis que se han dorado. Siempre ponerlos por el lado del final hacia abajo para que no se os abran.
Una vez dorados, los sacáis, dejáis enfriar un poco y los desamoldáis con cuidado. De cada rollo podéis hacer dos rulos partiéndolos a la mitad (esto podéis hacerlo antes de hornear también si quereis).

Para el paté en dos sabores haremos lo siguiente:
En un bol ponemos las alcachofas, bien escurridas del liquido en el que vienen conservadas. La mozarella que debe ser fresca (no vale la que venden rallada), el diente de ajo y el chorrito de aceite. En este caso he utilizado variedad arroniz de La maja ya que no es muy fuerte, así que podéis elegir una similar si no encontráis esta.
Batimos todo bien con la ayuda de la batidora hasta ver que todos los ingredientes están bien incorporados. 
La mitad de esta mezcla la ponemos en otro bol y le incorporaremos 4 anchoas en aceite (bien escurridas) batimos para unificar todo y reservamos.
A la otra mitad que tenemos añadiremos solo una pizca de sal, mezclamos bien y reservamos.
Ya tenemos los patés con dos sabores.
Ahora solo nos queda rellenar los rulos, podemos hacerlo con una cucharilla o manga pastelera.
Podéis servirlos así o simplemente en unos recipientes para que cada uno se unte en unas tostadas, en ese caso no hace falta que hagáis los rulos.




lunes, 12 de enero de 2015

ROSCA DE JAMON Y QUESO

Bueno ya iba siendo hora de retomar la publicación de recetas, y no sera porque no he estado cocinando estas fechas, pero me he tomado un poquito de relax, aunque si he seguido contando cositas en las redes sociales como es habitual y en mi blog de gastroandanzas.

Pero ya vuelvo y no lo hago con lo típico de operación desengrase por las fiestas navideñas, porque la verdad que no me gusta ir mucho con la "corriente" sino todo es igual no os parece?. 

Os propongo una rosca de jamón y queso muy fácil de hacer y a la que yo le he dado un toque de ajo molido, pimienta y orégano que creo que le va de lujo. Esta receta se la vi hace tiempo a Isasaweis que todos o casi todos conocéis y la tenia pendiente de hacer, aunque eso si con mi toque....ya sabéis. El resultado riquisimo.


Ingredientes:
50 gr. de mantequilla
3 yemas de huevo campero
150 ml de leche templada (desnatada)
400 gr. de harina
1 sobre de levadura de panadería seca (liofilizada) 7 gr.
1 cucharadita de sal
1 paquete de queso tierno en lonchas (yo use mezcla de vaca, cabra y oveja) 200 gr. aprox
1 paquete de jamón cocido (200 gr aprox)
Aceite de oliva virgen extra (use variedad Arroniz de Alfar La maja)
Ajo molido
Pimienta negra recién molida
Orégano

Lo primero que haremos sera la masa, para ello fundiremos un poco la mantequilla en el micro o a fuego suave en un cacito.
La leche también tiene que estar templada.
En un bol pondremos la mantequilla derretida, la leche templada y las yemas de huevo. Antes de añadir las yemas comprobar que la mantequilla y la leche no estén muy caliente para evitar así que puedan cuajarse las yemas. Removemos bien, añadimos la harina, la levadura y la cucharadita de sal. 
Mezclamos bien con las manos hasta conseguir una masa homogenea.
La dejamos en el bol y la tapamos con un paño. Reposara a temperatura ambiente durante hora y media.
Pasado este tiempo, estiramos la masa con un rodillo y la dejamos de medio centímetro de grosor, dándole forma rectangular. La colocamos sobre papel de horno. Pintamos la superficie con un poco de aceite de oliva virgen extra (aove). En esta ocasión utilice de variedad arroniz ya que no es excesivamente fuerte de sabor, podéis usar la que mas os guste.
Colocamos una capa de queso, dejando uno de los bordes mas largos sin llegar hasta el final para que luego cierre bien.
Encima del queso una capa de jamón. Espolvoreamos un poco de ajo molido, pimienta negra y orégano y procedemos hacer un rollo desde la zona mas larga de la masa hasta el final que hemos dejado sin rellenar. Cerramos bien y presionamos para cerrar bien el rulo. 
Le damos forma de rosca, cerramos los dos extremos bien y hacemos rodajas cortando trozos de 2 o 3 cm de grosor sin llegar al final (como veis en la foto).


Volvemos a dejar reposar así la masa hora y media mas. Yo la dejo ya en el horno, pero apagado aun.
Pasado el tiempo, saco la rosca del horno (que estaba apagado, la dejo ahí para evitar que se seque al aire, pero sino la podéis dejar fuera tapada con un paño). 
Precalentamos el horno a 180º. Mientras barnizamos la rosca con parte de las claras de los huevos del que hemos utilizado antes las yemas. No hace falta batirlas, con la ayuda de un pincel lo hareis muy bien. (pronto os enseñare otra receta para aprovechar esas claras).
Cuando el horno este caliente, metemos la rosca durante 35 min. aprox.
Sacamos y dejamos templar. Ya estará lista para consumir.

Que aproveche.!!!


viernes, 19 de diciembre de 2014

ENSALADA VERDE CON FRUTOS SECOS Y SALMON

Si algo no puede faltar en una buena mesa, da igual la época del año, es una deliciosa ensalada, solo por su versatilidad ya se merece un sitio de honor, además puede ser plato único, acompañamiento, picoteo, valen para todo y son la mar de creativas.


Ingredientes:
Canónigos
Rucula
Nueces de macadamia
Avellanas
Salmón ahumado en lonchas
Aceite de oliva virgen extra (variedad koroneiki) de Artajo
Vinagre de sidra
Sal

Lavamos los canónigos y la rucula y los disponemos en una fuente.
Añadimos un buen chorro de aceite y un poco de vinagre.
Repartimos los frutos secos por toda la ensalada y hacemos pequeños enrollados con trozos de salmón ahumado.
Terminamos con un poco de sal.
No pongo cantidades ya que depende un poco los comensales que seáis o si lo hacéis como plato principal o acompañamiento. Seguro que tenéis buen ojo y lo hacéis con la cantidad que mas os guste.


He utilizado la variedad koroneiki (de origen griego) de aceite ya que este es algo mas suave y tiene un toque a avellana en boca que va genial con la combinación de esta ensalada. Os animo a que descubráis los diferentes tipos de Aove que tienen en Artajo.